Desde que  en  1.540  la  Virgen  saliera  del  templo  parroquial hasta 1574, que es la primera vez que la Iglesia

 Parroquial es denominada como Santa Maria de la Oliva, tuvo que ocurrir algún hecho milagroso y el cambio de

 advocación. Y  tan  extraordinario  acontecimiento  lo  conocemos  gracias a un acta de cabildo, fechada  el 4 de

 febrero de 1.646, en la que los oficiales de la Cofradía de Ntra. Sra. de la Oliva reunidos en su Iglesia o Ermita:

 

 

                                                Acordaron  y dijeron que puesto que esta Igle-

                                                sia  tiene  un  olibo  que  se a criado desde pe-

                                                queñito sin averlo puesto persona alguna, que

                                                parese  es  miraculoso acordaron que se bene-

                                                ficie  y cobre y goce la Cofradía del fruto dél y

                                                no  se arranque, venda, trueque, ni cambie, ni

                                                done  sin  horden  de  esta Cofradía por ser de

                                                la   calidad   dicha   y  que  así  contiene  para

                                                honrra  y  gloria de Dios nuestro Señor y de la

                                                Virgen  Santa María  de  la  Oliba  Nuestra  Se-

                                                ñora y abogada desta Cofradía y título della...

 

    La  Virgen  de  Agosto, Santa María de la Asunción, había  hecho  brotar en el patio de su Ermita y Hospital de

 mujeres   un   olivo   milagroso  como   señal   evidente  de  elección  definitiva,  como  mensaje  a  los  clérigos

 parroquiales, a  sus  cofrades y a todo el pueblo de Salteras de que no quería moverse de la Ermita que le habían

 construido  para  Ella  en  1.540.  Pero es más, al citado livo le dió un carácter milagroso de tal manera que de su

 fruto, de  sus  ramas  y  de  su  aceite  podrían  beneficiarse las mujeres que al Hospital llegaban para procurar su

 deseada curación.       

                                                        

   Tras  este  hecho, los devotos cofrades junto con las propias mujeres en el

 Hospital  recogidas  y  todos  los habitantes de la Villa de Salteras, debieron

 comenzar  a  llamar  y conocer a la Virgen como " La de la Oliva" la Señora

 que  había plantado en el patio de su Ermita-Hospital la oliva milagrosa, por

 lo   que   pronto   debió   ser  conocida  con  esa  preciosa  advocación,  tan

 andaluza,  sevillana,  aljarafeña  y  saltereña, que ha perdurado en el tiempo

 hasta    la    actualidad    de    Virgen   de   la  Oliva.  Una   advocación   que

 inmediatamente  fue  reconocida por la jerarquía de la Iglesia diocesana que

 permitió  el  cambio  nominativo  de  la  Iglesia  Parroquial desde 1.574. Una

 advocación,  también,  que  fue  reconocida en toda la comarca del Aljarafe,

 por  muchas  mujeres  llegaron  procedente  de  las  villas  circunvecinas  al

 Hospital  de la Virgen de la Oliva para procurar su curación por medio de la

 Señora  así  como  del  bálsamo  sanador  de  su  olivo milagroso. Tenemos

 documentado,  por  ello,  como  la  cofradía  de  Nuestra  Señora de la Oliva

 pagaba  en  multitud  de ocasiones los viajes de vuelta de estas peregrinas a

 sus  pueblos  respectivos,  tras su estancia en Salteras, y una vez que habían

 sido curadas en el Hospital de la Virgen de la Oliva.

 

  

    La  fiesta principal de la Hermandad se realizó durante el siglo XVI y buena parte del XVII el 15 de Agosto, fiesta

 de  la  Asunción  de  la  Virgen. Sin  embargo, en  la  segunda  mitad  del  siglo  XVII, se iba a producir una mala

 coyuntura política y económica para todo el Reino y, por supuesto, para Salteras. La economía de la villa, que de

 realengo  había  pasado a manos señoriales, se deprimió en demasía y se despobló sobremanera algo que, desde

 luego,  iba  a  repercutir  en la Cofradía de la Virgen de la Oliva. Las fiestas de agosto en honor de la Virgen de la

 Oliva habían sido espléndidas y sazonadas con un gran aparato festivo: música, danza, comedias y fiestas de toro

 que  alegraban  a  los  saltereños  tras  la dura recogida de las cosechas de cereal que había tenido lugar por esas

 fechas. Sin  embargo, ahora con la coyuntura adversa se va a primar la Fiesta de la Candelaria, en invierno el dos

 de  febrero  donde este costoso aparato festivo desaparecería quedando prácticamente en exclusiva la Función de

 Iglesia con sermón y procesión.

  

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                     Pagina 1, 2, 3