Formación Actual

 

 

  Galería del Recuerdo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

              "D. Antonio González Álvarez".               "Toda una vida......."

   

      D. Antonio González Álvarez, Músico de larga trayectoria en la Sociedad Filarmónica

  Ntra. Sra. de la Oliva, habiendo  tocado  diversos  instrumentos  dentro  de  la  misma y

  enseñado a jóvenes músicos en sus inicios como tales.

 

      Han sido 60 años tocando, los últimos con un instrumento que le encanta el Saxofón.

      Cuenta  D. Antonio  con  expresión  emocionada  y  plena  de  añoranza: "Llegado el

  momento de la inauguración de la nueva Academia Musical, quisiera hacer memoria y

  recordar algunas vivencias de mi trayectoria musical.".............

       "En  el  año  1.943 me   apunté  a   mi  querida  Banda  de  la  Oliva, a la que jamás he

  olvidado y que no olvidaré  hasta el fin de mi vida.

     "En  aquellos  años  de post-guerra, tan  dura, yo  tenía  11  años y ya llevaba algunos trabajando, guardando

  "ganao", que  era  lo  único  que  podía  hacer. En  el  campo  había  mucha gente trabajando y escuchaba yo a

  algunos  que  eran  músicos  decir: "Hemos  estado  tocando en el Real de la Jara y ¡vaya como nos pusimos de

  comer!, pronto   iremos  a  Prado del Rey, que  también  se  come  bien". Como  se  carecía  de  tantas  cosas  y

  principalmente  de  comida, me dije:"Ya estoy yo apuntándome a la música". Hablé con D. Joaquín de la Orden

  y me apunté.

      El primer  método  de  solfeo lo daba la Banda, pero el que lo rompía o lo perdía ya tenía que comprarlo por

  cuenta  propia, y yo, como  trabajaba  con el "ganao", me lo llevaba al campo y un día lo partía el perro, otro lo

  perdía; en definitiva, un desastre y mi padre me decía: "Hijo no ganas para libros".

      El "Maestro Joaquín" me animaba mucho porque veía que no se me daba mal, así que me dio un instrumento

  y en 1.945 a la edad de trece años hice mi primera Semana Santa y fue muy dura. Teníamos que ir andado desde

  Salteras hasta Camas y de ahí cogíamos el tranvía Sevilla, después andando hasta la Parroquia. En aquellos años

  empezábamos  el  Domingo  de  Ramos  en  la  Hermandad  de  la HIniesta, que salía a las dos de la tarde de San

  Julián y se recogía a las dos ó tres de la madrugada. Al terminar nuevamente a buscar el tranvía, volver a Camas

  y de allí regresar andando a Salteras. Así toda la semana.

      Recuerdo también cuando hacíamos Alcalá del Río el Jueves Santo y a continuación la Madrugá en la Algaba,

  pues me quedaba dormido de pie.

      En  aquellos  tiempos D. Dionisio Ortiz del Corral tocaba  el  saxofón  tenor y muchas veces tocábamos juntos

  lecciones a  dúo. él  estaba  más  preparado y salía a tocar con varios grupos de músicos y me propuso ir con él.

  De  esa  forma  toqué  con  la Banda de Guillena, con unos "enanos" de Triana, con la Taurina, con la Banda del

  Maestro  Tejera, con  un grupito de La Rinconada; en fin, todo lo que salía, siempre y cuando no tuviera servicio

  con mi Banda de la Oliva.

      Cuando  llegó  la  hora  del  servicio  militar, D. Joaquín me aconsejó, ya que éste me veía preparado, que me

  fuese a una banda militar ya que podría hacer la carrera. Me habló de la banda militar de Cádiz, en la que estaba

  el  Subdirector Ballesteros, un Brigada músico que venía a tocar con nosotros y era una buena persona, pero me

  destinaron a Palma de Mallorca. Entonces mi padre habló con "Artillo" para ver como se podía arreglar y éste le

  respondió  que  si prefería  ir a la banda de "Soria 9" que estaba en Sevilla y nada más cerca de casa, aunque yo

  insistía en ir a Cádiz y dijo: "Nada, si quieres ir a Cádiz a Cádiz irás".

      Llegó  la hora  de incorporarme y me dio D. Joaquín una carta de recomendación para "Ballesteros" y cuando

  llegué  a  Cádiz  le  encontré, nos  saludamos, me  preguntó  en  qué  Compañía  estaba  y  a los dos días vino a

  buscarme diciéndome: " Antonio te voy a poner de asistente del Teniente Director, ya que de momento la banda

  está completa y no hay instrumentos para todos, con el teniente estarás muy bien, no vas a tener trabajo ninguno

  y mucho tiempo para estudiar".   

      Mi problema era que yo no tenía instrumento y ni una peseta para que me dieran clase

  por lo que escribí a D. Joaquín exponiéndole el caso y me mandó un clarinete de 15 llaves

  que  era  lo  que  había. Cuando  me  escuchó  el  Brigada  tocar  me  cogió  para  muchas

  formaciones  y  acabé  tocando  en  el  Regimiento  y  la  banda  de  Cádiz " Educación   y

  Descanso". Posteriormente un sargento me dejó un clarinete "sistema" y toqué también en

  la banda municipal de Cádiz.

      Llegó  la  hora de licenciarme y me fui con la pena de no poder reengancharme, ya que

  necesitaba 2.000 pesetas para poder comprar un clarinete y dar algunas clases para aspirar

  a  la  plaza  de  cabo,  pero  mi  padre  no  me  pudo mandar ese dinero, era el año 1.955 y

  corrían malos tiempos.

      Me  coloqué  en  el  Instituto Nacional de Colonización y me casé en 1.957 y he criado a

  mis  hijos  lo  mejor  que  he  podido.  En  1.992 me jubilé y gracias a Dios disfruto de una

  pensión digna para vivir.

 

 

      Quiero  reseñar  que  he  contribuido todo lo que he podido a esta Banda, dándole un impulso a la Academia

  de  Música en el  año 1.975, junto  con José Orden Orden, "Joselito". En poco tiempo nos hicimos cargo de dar

  clase  a  los  chavales. Él  llevaba  a los más adelantados en una furgoneta al Conservatorio y yo les daba clases

  de  solfeo  e  instrumento  en  la  Academia  todos  los  días  desinteresadamente,  hasta los años 90; y con gran

  alegría y felicidad de ver como está hoy la Banda y el nivel musical que tiene.

      En  1.998  hice  mi  última  Semana  Santa, porque  mis  piernas duelen demasiado de tantas horas al pie del

  cañón,  sin  embargo, sigo  vinculado  a  mi  querida  Banda,  encargándome  de los Archivos, del Repertorio y

  asistiendo a todos los conciertos ayudando en lo que me es posible.

      Pero voy envejeciendo, y va  llegando  ya  la  hora  de  la  retirada  definitiva, que seguro que me costará mis 

  lágrimas".

 

 

Antonio González Álvarez. Departamento de Archivos de la Banda de la Oliva